EL MODELO DE LA ENSEÑANZA, 5 PAUTAS PARA SER UN BUEN MAESTRO

Han tenido la experiencia con sus hijos de que llegan de la escuela y dicen algo que su profesor les pidió hacer, notamos que entendió mal alguna instrucción y cuando tratamos de corregirlo, es imposible hacerle cambiar de opinión, para el su maestro tiene la razón incluso sobre nosotros, sus padres. Que influencia tan poderosa puede tener uno que nos enseña, en la vida de todos nosotros.

Todos en algún momento de nuestra vida nos encontraremos en la posición de tener que enseñar a otros, ya sea que estemos en nuestro trabajo, en la iglesia incluso en nuestra propia familia, el modelo de la enseñanza es una pauta sencilla aplicable en cualquiera de los aspectos anteriores.

Primero:

Enseñe la teoría, es decir deberá presentar de una manera clara “que” desea que se logre, “cómo” desea  que se logre  y lo más importante, el “porque”.

Segundo:

Demuestre, nada tiene mayor efecto en aquellos a los que enseña, que ver la aplicación práctica de lo que se acaba de aprender, así que dedique un tiempo como parte del modelo de la enseñanza para demostrar la manera correcta de hacer las cosas, por ejemplo si enseña a su familia modales en la mesa, les demuestra cómo sentarse a la mesa, como levantarse al terminar, que decir, a usar el por favor y el gracias etc. Recuerde lo que dicen: “las palabras convencen, el ejemplo arrastra”

Tercero:

Practique, una vez que le han visto hacerlo, de la oportunidad para que practiquen, no se preocupe de las equivocaciones durante las practicas, estas servirán para que los miembros de la familia se llenen de confianza en sí mismos al corregirlas, será mejor si se equivocan en las practicas que cuando estén en la aplicación real de las situaciones, así que, como parte de este modelo de la enseñanza asegúrese de que el grupo tendrá suficiente tiempo para practicar.

Cuarto:

Evalúe, después de la practica el tiempo de evaluar es muy importante, sea positivo en sus comentarios por ejemplo podría decir algo como: “me gustó mucho la parte donde dijiste”  y en vez de decir: “pero” para referirse a algo que piensa que no hizo bien, mejor pregunte algo como: “si tuvieras la oportunidad de hacerlo nuevamente ¿qué harías diferente? Y así le permitirá evaluarse a sí mismo.

Quinto:

Vuelvan a practicar, habiendo sido guiados en una auto evaluación como parte de este modelo de la enseñanza, permíteles practicar nuevamente, dándoles así la oportunidad de medir su progreso  y los hará más seguros a la hora de poner en práctica todo lo que aprendieron durante su charla.

Recuerde el buen padre o madre no es el que dice: ve y haz, si no el que dice: vamos y hagamos. Así que si enseña con claridad, demuestra con su ejemplo, permite practicar, evalúa con amor y permite volver a practicar estará fomentando un aprendizaje más profundo para sus hijos, pues en el proceso los lazos de confianza y amor se fortalecerán, esto lo sé por mí mismo.

 

LA COMUNICACION EFICAZ EN LA FAMILIA, 3 IDEAS PARA LOGRARLA

 

Por favor que alguien me ayude a lavar los platos, cuando mi esposa hace ese pedido estoy casi seguro de que ninguno de mis tres hijos tomara la iniciativa, porque su solicitud es muy general, no especifica, un problema de comunicación eficaz, imaginen entonces si en vez de decir ‘’que alguien’’ diga algo como: “María” podrías por favor ayudarme lavando los platos.

La comunicación eficaz es esencial para la motivación positiva. Los padres, deben educarse primero a sí mismos, desarrollar entusiasmo y perfeccionarse en la habilidad que desea enseñar (comunicar) a la familia. Entonces deben proyectar o transmitir su sentimiento en el tema, hasta que éste sea compartido por el que está bajo su dirección. Este es el proceso más eficaz de la motivación.

La palabra proviene del latín communicare –”compartir”, y la comunicación es el acto de compartir o impartir una parte de algo.
La comunicación ha sido definida como “el arte de informar y persuadir a otros”.
La habilidad de comunicar no es algo congénito; tenemos que aprender cómo adquirirla, frecuentemente en la manera difícil.
La comunicación eficaz siempre incluye tres ideas principales: debe ser claraconcisa y debe confirmar.

Primero: Nuestra comunicación debe ser clara

La primera regla de la claridad es tener una meta u objetivos bien definidos; saber lo que deseamos lograr a través de nuestra comunicación. A menos que podamos definir nuestro propósito claramente para nosotros mismos, es probable que nuestros hijos no lo entiendan y no se sentirán motivados a seguirnos.
Otro modo de mejorar la claridad es mediante el uso de ilustraciones. Siendo que las palabras tienen diversos significados para diferentes personas, la definición adicional mediante ilustraciones pertinentes, es generalmente de gran ayuda. Las historias ilustrativas proveen de otros medios excelentes de enseñanza para demostrar la claridad. Es fácil para la gente proyectarse a sí misma en historias de personas reales y sus experiencias.

Segundo: Nuestra comunicación debe ser concisa

Ser conciso significa expresar mucho en pocas palabras. El tiempo dedicado para comunicar una idea podrá variar, dependerá del aspecto complejo del asunto y el conocimiento previo de los miembros de la familia; pero esta comunicación se mejora cuando cada palabra, frase y párrafo tiene significado y es pertinente al objetivo. Esto se logra cuando dedicamos tiempo a preparar lo que deseamos comunicar e incluimos solo las ideas relacionadas con lo que deseamos que se aprenda.

Tercero: Debemos confirmar lo que hemos enseñado para ver lo que se ha aprendido

Cuando se escucha a intervalos, se mal interpretan las ideas o el significado de las palabras, se pueden crear conceptos falsos. Por tanto, siempre que sea posible, es importante tener un método de repaso y corrección de impresiones equívocas. Esto podemos lograrlo haciendo preguntas directas sobre lo que se está presentando, ¿qué piensan de este concepto?, o ¿podrían explicar que entendieron sobre este asunto? Al responder ellos, usted sabrá si se ha entendido correctamente el concepto o la idea que se quería comunicar.

Ya sea en nuestro trabajo, en nuestro grupo o en la familia la comunicación eficaz es esencial para lograr los propósitos por los que se han instituido, los mejores sentimientos fluyen cuando con claridad, sin mucha palabrería y amor se transmiten las ideas que nos llevaran al éxito.

 

SI ESTAMOS PREPARADOS – NO TEMEREMOS

Estaba muy nervioso, mi clase de piano comenzaría en unos pocos minutos, aun cuando había dedicado muchas horas a la práctica de mi pieza y de mi estudio, no podía evitar sentirme nervioso, de pronto recordé una leyenda en una página de papel pegada en la pared del cuarto de mi madre “Mas si estáis preparados, no temeréis (D&C 38:30)” esa frase tenía mucha lógica, inmediatamente me tranquilice pues sabía que estaba preparado, todo mi temor desapareció y tuve una muy buena clase.

Cuando mi hijo me relato esa experiencia  no pude más que recordar las oportunidades en las que he tenido que hablar en público y me hizo meditar y comparar las veces en que no estaba totalmente listo para exponer y el gran temor que se apoderaba de mi al comenzar a hablar, en contraste con las veces en las que estaba bien preparado y la gran tranquilidad que mostraba, así que podemos aplicar el “si estamos preparados no temeremos” en todo ámbito.

El mundo cada vez parece ser un lugar difícil para vivir, la frase de que solo los fuertes sobreviven parece tomar más y más fuerza, yo prefiero pensar que en verdad los que sobreviven son aquellos que con anticipación se preparan para lo venidero, por ejemplo hace un tiempo no era una prioridad aprender inglés, pero aquellos que se prepararon en esta lengua llegaron a ocupar las mejores posiciones en las empresas, lo mismo sucedió con la computación, no parecía ser muy importante, pero como dicen hoy día el que no sabe ingles ni computación es un analfabeta.

Que otras preparaciones podemos hacer para no tener temor cuando enfrentemos dificultades repentinas como la enfermedad o la pérdida del empleo, pues una que se nos ha repetido una y otra vez, el ahorro, el tener un ahorro nos permitirá al menos por un tiempo tener tranquilidad en medio de los desafíos que se nos presenten.

Si el temor de lo incierto por no estar preparados es algo terrible, yo lo he experimentado en ocasiones por no ser lo suficientemente sabio, no me prepare y cuando la dificultad llego nos hizo sufrir no solo a mi sino también a mi familia, estar preparados en todas las cosas debería ser el cometido de todos.

Las palabras que tranquilizaron a mi hijo aquel día de su clase de piano más si estáis preparados no temeréis, me han enseñado que si estamos listos en medio de la dificultad  podremos tener paz.

NUESTRA FAMILIA, IDEAS PARA PASARLA BIEN

Muchas veces estamos tan afanados en tener amigos y agradar a todas las personas, que nos olvidamos de la gran importancia que tiene nuestra familia.

Simplemente porque creemos que nuestros padres, hermanos, cónyuges o hijos están allí sólo para que  nos sirvan.

Obviamente nuestras familias no son perfectas, siempre tenemos entre nosotros al enojón, al regañón, al desordenado, la gritona y al que no le gusta hacer nada, sin embargo a pesar de todas estas conductas es mi hogar donde me encanta estar, en estos tiempos tan difíciles es necesario y cada vez más importante  fortalecer a la familia, es por eso que hoy quiero darles algunas sencillas pero eficaces maneras de fortalecer las relaciones familiares, vistas desde mi punto de vista, una joven de 16 años.

Sean amables.

Estoy segura de que muchos pensarán “él empezó, eres el culpable” y quizá sea la verdad pero de nada te servirá hacerte la víctima, a todos los miembros de la familia les digo: es más lindo ser el que termina una discusión, a ser el que continua con la guerra, hay una palabra mágica que expresada con sinceridad puede terminar con cualquier discusión y esta palabra es: “Lo siento”

Préstense servicio.

Un pequeño y sencillo acto de servicio puede ser clave para una buena relación familiar, pasarle el zapato a tu hermano, doblar la ropa de tu madre, lustrar los zapatos de tu padre sin que ellos te lo pidan son por ejemplo algunas de esas pequeñas cosas con las que puedes ayudar a mejorar las relaciones familiares.

Sean amigos.

No hay nada más genial que ir por allí caminando con tu hermano y que te pregunten ¿es tu hermano? ¡Qué bien se llevan! mis hermanos y yo tratamos de llevarnos lo mejor que podemos por supuesto que no es sencillo pero los resultados son magníficos, no hay nada más gratificante que saber que a pesar de que hayas tenido un mal día en la escuela o el trabajo tus amigos te dejaron plantado etc. tu familia está en casa esperando, ansiando tu llegada, así que trabaja para que en tu familia todos sean excelentes amigos.

 

Sean verídicos y entre ustedes.

Seguro que disfrutarás decirle a tu hermana mayor que se ve ridícula con esos lentes nuevos, sin embargo debes aprender a decirle también cuando se ve bien, algo súper importante en las relaciones familiares es no mentir, aunque tus padres te regañen o tus hermanos se molesten siempre es mejor decir la verdad podrás ocultar lo que realmente sucedió por algunos días pero luego la verdad saldrá a la luz y las consecuencias probablemente serán peores.

 

Compartan más tiempo con la familia.

Algo que realmente me encanta es la hora de la almuerzo pues me permite estar sentado junto con mi familia, no sólo compartimos los alimentos, alejados del resto del mundo, sin tecnología y sin distracciones, allí relatamos a nuestros padres lo que nos sucedió en el colegio, nuestros desafíos y logros.

También es muy importante tener una reunión de consejo familiar por lo menos una vez a la semana, en la cual nos reunimos y hablamos respecto a las cosas que debemos mejorar, ademas recibimos instrucciones de nuestros padres.

Nuestra familia realmente puede ser un lugar de aprendizaje y como dije antes es en mi hogar donde me encanta estar.

 

Raquel Yanez

EDAD TEMPRANA, COMIENZO DEL TRABAJO

En mi edad temprana no muchas cosas interesantes parecen suceder, tratare de expresar sentimientos o preguntas que me hacía mientras era un niño, a algunos les parecerá divertido a otros una tontería, en fin es mi historia y la cuento tal cual sucedió.

Primero esa anécdota con el árbol de navidad, que todos contaban y se reían al relatarla, tendría yo año y medio, nuestro árbol siempre fue una gran rama seca pintada de plateado y a veces forrado de algodón que le daba parecido a la nieve, con miles de adornos, había dos adornos  especiales, les llamábamos el colacho, era un santa Claus que tenía muchísimos años y cuando digo muchísimos son muchos en verdad y un pájaro que al conectarlo emitía un sonido como canario, lo que cuentan es que cuando yo vi por primera vez ese árbol navideño, me quede con una cara de sorpresa viéndolo y exprese a todos mira, mira señalando aquella particular rama seca llena de adornos y luces mil, cada persona que llegaba  a la casa era tomada por mí de la mano y  dirigida al árbol y cada vez con gran asombro decía mira, mira, señalando al árbol.

Como les relate antes el trabajo principal en la familia era la fabricación de ese platillo típico llamado tamal, a pesar de mi encuentro cercano con el producto principal ( La masa) a la edad de un año con la caída en la olla de ese producto cuando estaba muy caliente, ya a la edad de cuatro años, el día de la producción de los tamales me levantaba  casi a las 7 a.m. para ese entonces la masa estaba en un proceso de colado y vean la pregunta que llenaba mi pequeña mente, ¿de dónde sale esta masa? Nunca me atreví a preguntar a nadie, siempre al levantarme el día de la producción ¿de dónde sale la masa?

El día llego en que tendría la respuesta a esa gran pregunta  en mi mente de niño de cuatro años, pues se me permitiría ir con mis hermanos al molino, como verán ya mi primer trabajo formal, por fin sabría la respuesta a mi pregunta, ese día muy temprano a las 4:00 a.m. me levante vi a mis hermanos preparar en baldes el maíz para llevarlo al molino, yo conseguí un balde de juguete de esos que se llevan a la playa, me lo llenaron de maíz y muy envuelto por el gran frio Salí con mis hermanos en medio de una neblina que no nos permitía ver ni siquiera a dos metros de distancia, llegamos al molino el cual comenzó el proceso, metían el maíz por un recipiente en la parte alta y que cosa tan increíble a mis ojos, por el frente del molino salía esa sustancia que servía de base para preparar los tamales, la masa.

Desde ese día en mi niñez acompañe a mis hermanos y basta decir que siendo el menor en la casa, continúe con ese proceso de ir al molino hasta que cumplí 19 años ya para ese entonces, hacia el viaje al molino yo solo, pues mis hermanos ya no estaban en casa, esa actividad se terminó hasta que todos mis hermanos  y yo el último de ellos nos graduamos de educación media, es decir en mi casa hicimos tamales por más de 30 años, ¿dónde aprendí el valor del trabajo? Si, allí en mi casa, enseñado por el ejemplo de Irma mi prima a quien yo digo mama, de mis padres en el puerto hablare mas adelante.

OTRO MILAGRO

Otro milagro me ocurrio cuando tenia un año de edad, todo estaba muy bien, ya había pasado la crisis, gane peso rápidamente y mi salud y mi crecimiento comenzaron a ser normales, ya en la ciudad, el trabajo de mi prima y su familia conformada por 6 hijos y el esposo de ella, eran dueños de una fábrica de tamales, tamal es el nombre dado a varios platillos de origen indígena preparados generalmente con masa de maíz rellena de carnes, vegetales, chiles, y otros ingredientes, envuelta en hojas de la planta del plátano.

Podría decir simplemente que “hacían tamales”, pero por la cantidad que se elaboraban cada semana y el personal que llegaba a trabajar que realmente no eran empleados, si no, amigos o familiares que llegaban para ayudar, y por su ayuda siempre recibían algo a cambio.

Habiendo cumplido un año era un niño curioso, travieso y extrovertido, he de agregar goloso,  debido a la cantidad de tamales que se elaboraban las ollas en los que cocían las masas eran sumamente grandes, las que al bajarse todavía hirviendo del fuego eran puestas en el piso para que se enfriaran.

Ese día yo, recién usando mi nueva habilidad “caminar” me acerque a aquella gran olla, la que tenía ya algunos minutos de haber sido puesta a enfriar en el suelo, estire mi mano para probar aquella deliciosa preparación, pasando mi dedo por la masa que se derramaba por las orillas de las ollas que mientras se cocinaba, movida por grandes cucharas que más parecían remos para probar aquella deliciosa preparación, al parecer una pequeña cantidad de masa había caído al suelo y al pisarla con mi pequeños pies los cuales eran pocos estables por mis cornetas piernas, (según el diccionario corneto es uno que tiene torcidas las piernas) me resbale y al estilo ratón Pérez, (espero que hayan leído la historia en la escuela) caí dentro de la olla de masa caliente.

Solo vestido con mi pañal de tela y mi camiseta de tirantes blanca, me encontraba nuevamente en una situación de vida o muerte. Doña Tona trabajaba cerca de la olla donde yo había caído y como un rayo metió su mano para sujetarme de la camiseta, cuando me levanto en alto, se escuchó el grito de mi madre, la que corrió, me tomo en sus manos y corrió a sambuirme en la pila, desesperada al ver mi pequeño cuerpecito lleno de aquella sustancia blanca y caliente que parecía me arrebataría la vida, cabe decir que la masa al contacto con el agua se pegó más en mi cuerpo porque se enfrió instantáneamente y también cabe mencionar que en esa experiencia mi muerte no parecería ser por lo caliente de la masa si no por ahogamiento cuando mi madre me sumergía en la pila de agua tratando de quitarme lo que tenia pegado al cuerpo.

Milagros, sí creo en los milagros, a toda prisa otra vez, conmigo casi muriendo, al hospital, si, se me callo la piel, mi cara, no, mi cara no sufrió, porque la masa al no más bajarse del fuego forma una capa en la parte superior que se enfría más rápidamente que el resto, esa me la lleve con la cara, esa capa impidió que me fuera desfigurado el rostro por el terrible calor, del resto del cuerpo si se me cayó la piel, ¿cicatrices?, solo una en mi brazo, por cierto la llaga era tan grande que el doctor pensó que perdería mi bracito izquierdo, que sí creo en los milagros, vean este detalle, la ropa se me pegaba al cuerpo por lo profundo de las quemaduras, me envolvían en hojas de plátano, que ironía, las mismas hojas en las que envolvían la masa que había causado tan terrible daño en mí, ahora se cocían por el gran calor emanado de mi cuerpecito quemado.

Les digo que de tan terrible experiencia no recuerdo nada y agradezco por ello, lo que les relate, lo relate tal como me lo dijeron todos los que estuvieron ese fatídico día, ha pasado el tiempo y cada vez que veo la pequeña cicatriz de mi brazo o me veo en el espejo recuerdo, yo creo en los milagros.

 

CREO EN MILAGROS, ALGUNOS LE LLAMAN CASUALIDAD, SUERTE, YO MILAGRO

Oriundo de un puerto menor del golfo de Fonseca, curiosamente donde representan cada 12 de octubre el desembarque de Cristobal Colon, nunca supe porque lo celebraban pues Colon desembarco en el caribe, no en el pacifico. Honduras, país que es el centro de América por su ubicación geográfica. Nací en situaciones muy peculiares, de milagro digo yo, mi padre un hombre muy sabio, como empleo rezador, por lo cual era invitado a todo velorio y toda celebración donde estaba involucrado un rosario, “no vidente”, de carácter fuerte y muy respetado.

Mi madre aproximadamente 30 años menor que mi padre, a los siete años de edad una fiebre muy alta le hizo convulsionar y le provocó daños en su aprendizaje, por lo que no pudo continuar en la escuela, esa fiebre le incapacito la mitad de su cuerpo, causándole dificultades al caminar, usar su mano, además de otros desafíos que no mencionare aquí, así que imagínense no tengo idea sobre cómo fue el cortejo, pero el hecho de que se casaron en esas circunstancias son consideradas por mi como un milagro pues se casaron a pesar de estos evidentes desafíos.

De ese matrimonio nacimos 4 hermanos pero les relatare lo que sucedió a los días de haber nacido yo, mi prima que vivía como a 200 kilómetros del pueblo soñó que mi padre estaba enfermo, por lo que temprano en la mañana abordo un bus que la llevaría en un viaje de aproximadamente tres horas hasta el pueblo donde vivían mis padre, que sorpresa la de mi prima encontró bien a mi padre, pero yo agonizaba, me llevo al hospital de la ciudad donde los médicos lograron salvarme la vida y desde ese tiempo me quede a vivir con mi prima en la ciudad, así que hoy más de cuarenta años después de esa experiencia, al leerla algunos dirán, “casualidad”, otros le dirán “suerte” aun podrán decir, “destino”, yo le llamo milagro, milagro por que los he visto a lo largo de mi vida, este fue el primero, el siguiente sucedió un año después…

¿PORQUE ESCRIBO, LO QUE ESCRIBO?

Escribo lo que escribo porque pretendo que el lector conozca de una manera transparente los orígenes de este humilde servidor, cuando digo humilde no es para volverme orgulloso, simplemente pienso que uno debe amar quien es, uno debe amar su procedencia, sus raíces, su país,  a su dios cualquiera que sea.

Talvez nuestras historias no sean la más deseables para contar, tal vez no sean las historias de éxito que quisiéramos relatar o historias de felicidad plena, pero al final son nuestras historias, cuando yo digo que: cargaba una tina en mi hombro con sumamente calientes tamales casi quemándome el cuello, cuando era joven vendiéndolos en los mercados de mi ciudad, lo que digo es de allí vengo yo, esa experiencia forjo mi carácter, esa experiencia me ayudo a ser lo que hoy soy y ¿qué les enseña a ustedes? Que desde muy pequeño en el seno de una familia, como les conté o les contare, era la familia de mi prima, yo aprendí a trabajar. Yo aprendí de mi mama Irma como le digo, “esa tortilla que se llevan a la boca todos los días, ustedes se la ganan trabajando”.

Así que invito a todos los que lean, a que compartan conmigo sus historias, así como yo comparto las mías.

A través de lo que escribo o escribiré podrán hacer juicios sobre mí, relatare en forma no tan exacta ni cronológicamente perfecta, porque soy, lo que soy, porque tengo lo que tengo, o porque no tengo lo que no tengo, porque les contare bueno y malo, bonito y feo, divertido y amargo, una vez que me conozcan tal como soy a través de mis relatos podrán juzgar si lo que les diré después sobre la familia, sobre el trabajo, sobre las finanzas, sobre la educación, sobre el bienestar, cuando les cuente que no he terminado mi carrera universitaria, algunos pensaran entonces que mis palabras no tienen peso, pero podrá aprender que no hacer, usando mi experiencia, así que espero que podamos conocernos a través de nuestras historias.

Tips que te ayudaran a tomar decisiones, actividad comprobada que a todos  puede  funcionar.

Ciertamente cuando el momento de tomar  decisiones importantes llega casi siempre estamos muy tensos, tomar decisiones bajo una gran presión podría afectar nuestra capacidad de elegir lo mejor o lo más conveniente, si tomamos una decisión apresurada podríamos lamentarlo con el tiempo.

Estos pequeños tips te ayudaran en esos momentos cruciales cuando tengas que tomar decisiones y puedes aplicarlo al tomar una decisión muy importante y aun en decisiones sencillas y triviales

Primero: Consigue una hoja de papel en blanco, lápiz y si no eres muy bueno haciendo líneas a mano alzada consigue una regla.

Segundo: A veces tienes que decidir entre más de dos opciones así que traza una línea vertical justo en el centro de la página y luego líneas horizontales según las opciones que tengas, si es entre dos decisiones solo divide horizontalmente por el medio.

Tercero: Escriba como encabezados las posibles decisiones y escriba las palabras ventajas  en una columna y desventajas en la otra, escriba las ventajas de tomar una de las decisiones y las desventajas y repita con ambas.

Cuarto: Después de haber escrito las ventajas y las desventajas de cada decisión tome un tiempo para meditar, haga un balance entre las ventajas y las desventajas de cada decisión después de hacer este ejercicio su visión se desplegara y le será más fácil tomar una decisión pues estará consiente de los posibles resultados de esa decisión.

Les recuerdo que meditar no es simplemente pensar en algo, es  considerar un asunto con atención y detenimiento para estudiarlo, comprenderlo bien, formarse una opinión sobre ello, para tomar la mejor decisión.

Ejemplo de cómo podría quedar tu cuadro de análisis.

Decisión 1           Ventajas Decisión 1             Desventajas

 

Decisión 2             Ventajas Decisión 2              Desventajas

Sé que te parecerá sencillo, pero te prometo que el tiempo que dediques a este pequeño análisis valdrá la pena pues una decisión correcta te traerá beneficios, no solo momentáneos si no para el futuro.

BUSCAR EMPLEO, UN TRABAJO DE TIEMPO COMPLETO

Muchos se preguntan ¿cuánto tiempo deberían dedicar a buscar empleo? pues buscar empleo es un trabajo de tiempo completo.

Mientras trabajaba en un centro de centro de recursos para desempleados recibimos la visita de Luis un joven que estaba buscando empleo, después de darle una pequeña inducción sobre cómo manejar el programa con la base de datos para la búsqueda de empleo, comenzó inmediatamente su búsqueda, al poco tiempo estaba haciendo llamadas, concertando citas para entrevistas y hablando con todos sobre su búsqueda de empleo, hizo esto toda la mañana y ya para la tarde tenía varias citas concertadas, al día siguiente volvía al centro nos contaba lo que había sucedido en sus entrevistas, en las esperanzas que tenía en que lo llamarían a trabajar de alguna de esas empresas en las que lo entrevistaron.

A pesar de tener esa esperanza continuaba buscando y buscando, llamando y llamando, hablando con sus posibles empleadores y concertando citas para la tarde, varias semanas pasaron y nunca lo llamaban de esas empresas a pesar de las buenas experiencias que tenía durante las entrevistas, pero no se desanimaba, en verdad yo me hubiera desanimado pero él no se desanimaba.

Por fin lo llamaron de una de las empresas y comenzó a trabajar, sin embargo los horarios y la paga no era muy buena, así que en sus días libres llegaba nuevamente al centro, buscando una oportunidad de empleo mejor, pasaron algunas semanas más y después de hablar con muchas personas diciéndoles a todos que necesitaba un empleo, surgió una oportunidad de empleo como supervisor en una fábrica de partes para arneses de vehículos.

Un buen sueldo, un buen horario fueron la recompensa de su diligencia, lo vi, día tras días buscando trabajo a tiempo completo, por supuesto vi cómo llegaron muchos y buscaron empleo por un rato, hicieron tal vez una llamada y se fueron diciendo que no había nada de trabajo, ahora se, que si una persona es diligente, no se desanima y actúa, seguro encontrara el empleo que busca.