HONDURAS UN PAIS CINCO ESTRELLAS

Gracias a Dios dijo Colon por librarnos de estas Honduras, después de una tormenta en el mar profundo, luego así llamo a mi tierra, la más hermosa del mundo.

Así comienza una canción de un cantante Hondureño llamado Moisés Canello, no podría asegurar que esa fue la forma en que este país del centro de América fue llamado y cuando decimos que es el centro, es porque es el centro, no está hacia el norte de América, tampoco hacia el sur, está en el centro.

Aun cuando al hacer una búsqueda en google después del primer resultado seguro encontraras algo negativo, como por ejemplo que capturaron a un tal Rosental y que por corrupción (porque los medios se encargan de eso) Honduras es todavía una tierra privilegiada, que hay grandes desafíos, cierto, pero hoy nos concentraremos en sus bondades, en su belleza, en su potencial, en su gente buena, podemos reafirmar aquella frase de uno de sus ex ministros de seguridad “Los buenos somos más”.

Hablar en detalle de este país de con terreno mayormente accidentado, formado con altas filas de montañas, elevadas planicies, valles profundos en los que se encuentran llanos extensos y fértiles cruzados por ríos más o menos caudalosos y algunos navegables, no será cosa de unas pocas entradas, así que comenzaremos hoy a hablarles de esta bella tierra, por supuesto no podríamos dejar de dar nuestra opinión con respecto a las cosas negativas, pues hablar de ellas por lo menos nos indica que reconocemos cuales son nuestros problemas y tal vez como uno a uno puede hacer algo para mejorar.

Por ejemplo este detalle de Honduras, a diferencia de los demás países de Centro América Honduras está dividida en tres ciudades Principales, Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba, son ciudades con mucha productividad, cada una con sus respectivos aeropuertos internacionales y otras ciudades también importantes por ser polos de desarrollo para el país, en estos artículos dedicaremos tiempo para revisar una a una las ciudades y pueblos de este bello país, su gente, sus sitios destacados, por ejemplo cuando decimos “Copan” un lugar denominado la Atenas de América por su incomparable arquitectura y sitios de exploracion del cielo, así aprenderemos de muchos lugares importantes no solo para el país, sino para el mundo.

¿Y SI MEJOR MOSTRAMOS COMO PESCAR?

Hace algunos días le pidieron a mi esposa que diera un discurso sobre autosuficiencia, al buscar información sobre este tema encontró un artículo llamado “Como anular a una persona” en el cual habla precisamente de lo dañino que es dar todo a las personas sin ningún esfuerzo de parte de ellas, vemos como el viejo refrán si le das pescado a alguien, volverá a necesitar pescado pero si le mostramos como pescar entonces tendrá pescado para toda su vida, es una realidad latente en nuestra sociedad actual, donde todos reclaman tener derecho a todo, sin hacer nada a cambio.

Las políticas gubernamentales actuales encaminadas a anular a las personas pasan por darles un bono sin hacer nada a cambio, el requisito, ser extremadamente pobre, esta práctica tiene ya varios años  pero ¿se han reducido los pobres?, la respuesta es, no, no se ha reducido el número de pobres y me atrevería a decir que más bien han aumentado.

Como entonces deberíamos canalizar estos fondos destinados al populismo, si, haciéndolos llegar a los más pobres, pero para ayudarlos a ser productivos, por ejemplo, recuerdo hace un tiempo un amigo mío estaba en una situación muy difícil económicamente, sin trabajo ni oportunidades, a la vez otro amigo muy bien acomodado económicamente, el segundo pensó en cómo podría ayudar al primero, seguro que pensó en llevarle un poco de dinero para que comprara comida, pagara su alquiler o satisficiera momentáneamente sus necesidades básicas, en vez de hacer esto pensó: le ayudare enseñandole a pescar, sabiendo que aquel tenia conocimientos en soldadura entonces fue y compro una máquina para soldar, para uno no representaba mucho el gasto, pero para el otro podía significar todo en lo que respectaba a tener trabajo, y así sucedió compro la máquina, la subió a su vehículo y se la llevo a mi otro amigo, cuando se la entrego le dijo: para que trabaje, páguemela como pueda.

No podría relatarles la felicidad que embargo a ambos, uno despojado del egoísmo que no nos permite compartir con otros lo que posiblemente tengamos en abundancia y otro que recibía con humildad y gratitud la ayuda que con diligencia retribuiría al pagar aquella maquina con su arduo y diligente trabajo, han pasado muchos años de esa experiencia y por lo que se esa máquina continua hasta hoy día siendo un recurso para esa familia.

Así que como decía la periodista Anacristina Aristzabal quieres anular a una persona regálele todo, impídele que trabaje, que resuelva dificultades.

si, en mi país hay una política para anular a las personas, simplemente regalándoles un bono, el que en algunos casos podría cumplir los propósitos, pero en la mayoría de los casos es malgastado y una vez que se termina, a extender la mano y esperar que llegue nuevamente, anulando así a miles y miles de nuestros hermanos, que tal si, en vez de simplemente darles, les enseñáramos a tener un huerto, en vez de darles dinero, les diéramos gallinas y les enseñáramos a cuidarlas y así se volverían productivos.

No anulemos a los demás dándoles todo, mejor démosles los medios para que puedan por si mismos lograr todo, es decir mostremosles como pescar.

NO ES LO QUE DICES – ES COMO LO DICES

Mientras servía como misionero mi presidente de misión me explicaba que una de las ofensas más grandes que se le podía proferir a un norteamericano era decirle algo como “Go to hell” (Vallase al infierno) si usted dice a uno de ellos algo como eso seguro estará en problemas, sin embargo  me explico que usted podría decirle exactamente lo mismo, con un tono de voz adecuado, con la confianza requerida y porque no mostrando amor y recibir una respuesta positiva ante tal expresión, así que aprendí que no es lo que dices lo que podría causarte un problema si no el cómo lo dices.

Para ejemplificarlo hablare un poco de las relaciones familiares, específicamente con los hijos o cónyuge, no es lo mismo decir: Carlos ven aquí inmediatamente, que decir: Carlos ven aquí inmediatamente, cual es la diferencia, en la primera imaginen un tono de voz elevado y grosero que producirá efectos inmediatos de molestia, de poca atención, de rebeldía, por otro lado la segunda imagínenla con una voz amable, moderada y respetuosa, esta también tiene efectos inmediatos, tiende a replicar lo amable, la obediencia y el respeto, no es lo que dices es como lo dices.

Hagamos entonces esta reflexión, ¿Cómo estás diciendo lo que dices? ¿Usas un tono de voz grosero? O ¿eres descuidado al hablar? ¿Con regularidad las personas se sienten ofendidas por algún comentario tuyo  aunque no hayas tenido la intención de ofenderlas? Si sucede con alguna frecuencia, es tiempo de que te detengas y revises no solo lo que dices, si no, como lo dices.

Así que el viejo adagio “piensa antes de hablar”, podríamos agregarle y “habla bien”

Recuerda al hablar con los demás, no es tan importante lo que dices, si no como lo dices.

 

HOMBRES Y MUJERES – ALGUNAS DIFERENCIAS

El encontrar estas diferencias entre hombres y mujeres no tiene como propósito establecer si el hombre es mejor que la mujer o que la mujer es mejor que el hombre, es simplemente que reconozcamos que somos diferentes y que esas diferencias son buenas, sin embargo si no las reconocemos podrían causar fricción en nuestras relaciones, el reconocer nuestras diferencias, aceptarlas y tratar de manejarlas puede contribuir a una vida mas placentera en pareja.

Los Hombres valoramos el poder, la competencia, la eficiencia y la realización. Siempre estamos, haciendo cosas para poder probarnos a nosotros mismos y desarrollar nuestro poder y habilidades. Nuestro sentido de la personalidad lo definimos a través de nuestra capacidad para alcanzar resultados. Experimentamos la realización fundamentalmente a través del éxito y el logro.

Las mujeres tienen valores diferentes. Valoran el amor, la comunicación, la belleza y las relaciones. Dedican mucho tiempo a respaldarse, ayudarse y estimularse mutuamente. Su sentido de la personalidad se define a través de sus sentimientos y de la calidad de sus relaciones.

En los hombres aun su vestimenta está diseñada para reflejar sus habilidades y su competencia. Los oficiales de policía, los soldados, los hombres de negocios, los científicos, los taxistas, los técnicos y los cocineros, todos llevan uniformes o por lo menos sombreros para reflejar su competencia y poder.

Las mujeres no llevan uniformes como los hombres (para exhibir su competencia). Por el contrario, gozan poniéndose ropa distinta todos los días, según la manera de sentirse. La expresión personal, en especial de sus sentimientos, resulta muy importante. Pueden incluso cambiarse de ropa varias veces por día a medida que lo hace su humor.

Los hombres nos interesamos más en los “objetos “y las “cosas” que en la gente y los sentimientos.  Los hombres nos preocupamos por las “cosas” que nos ayudan a expresar poder a través de la creación de resultados y el logro de objetivos.

Las mujeres, en lugar de orientarse hacia determinados objetivos, se orientan hacia las relaciones, se muestran más preocupadas por expresar su bondad, su amor y su cuidado.

Los hombres fantaseamos con autos potentes, computadoras más rápidas, artefactos, artilugios y una nueva tecnología más poderosa.

Las mujeres fantasean con el romance.

Los hombres nos resistimos tanto a ser corregidos o a que nos digan lo que tenemos que hacer. El hecho de que nos ofrezcan ayuda o un consejo no solicitado equivale a suponer que no sabemos que hacer o que no podemos hacerlo por nosotros mismos. Cuando una mujer nos ofrece un consejo, sentimos que ella no confía en nuestra capacidad para lograrlo por nosotros mismos

Las mujeres desarrollan la capacidad  de anticipar las necesidades de los demás. Se enorgullecen de mostrarse consideradas con las necesidades y sentimientos de otros. Un signo de gran amor es ofrecer ayuda y asistencia a otros sin que se lo pidan.

Los hombres estamos orientados más hacia las soluciones. Si algo funciona, nuestro lema es “no lo cambies”. En este caso, nuestro  instinto nos impulsa a dejar todo tal como está. “No lo arregles a menos que este descompuesto” representa una expresión común.

Las mujeres creen firmemente que cuando algo funciona siempre puede funcionar mejor. Su naturaleza es querer mejorar las cosas. Cuando se preocupan por alguien, señalan libremente que cosas pueden mejorarse y cómo hacerlo. Ofrecer consejos y expresar una crítica constructiva constituye un acto de amor.

Conclusión:

Cuando una mujer trata de mejorar a un hombre, este siente que están tratando de “arreglarlo”. Recibe el mensaje de que está roto. Ella no se da cuenta de que sus solícitos intentos de ayudarlo pueden llegar a humillarlo. Ella piensa en forma errónea que simplemente lo está ayudando a crecer,

Al entender las diferencia entre hombres y mujeres podremos tomar ventaja para mejorar nuestras relaciones de pareja, si sabemos cómo piensan y sienten entonces será más fácil, tornarnos comprensivos.

LA INTEGRIDAD – ATRIBUTO QUE NUNCA PASA DE MODA

Hoy escribiré  sobre la importancia de la integridad, Creo que el ser Integro es hacer siempre lo bueno y correcto, sean cuales sean las consecuencias inmediatas; ser Integro es ser justo desde lo más profundo del alma, no sólo en las acciones sino, y más importante aún, en los pensamientos y el corazón. La integridad implica ser tan dignos de crédito, tan incorruptibles que seamos incapaces de traicionar una confianza o un trato.

Mencionamos a Job por ser un personaje sumamente conocido como ejemplo de integridad si pudiéramos decir al igual que Job: “Hasta que muera, no quitare de mí mi integridad” (Job 27:5). Aunque había perdido casi todo lo que valoraba-la familia, los amigos, la salud, la riqueza-, se negaba a renunciar a su integridad; en un contraste muy marcado, en la actualidad hay muchas personas que renuncian a esa virtud por un precio muy bajo. La persona que roba un dulce, un artículo de maquillaje o una alhaja cambia la preciada integridad por una mísera ganancia; el que falsifica su declaración de impuestos omitiendo ingresos o reclamando exenciones injustas compromete la valiosa integridad por una insignificante cantidad de impuestos que no paga; el que se niega a pagar inmediatamente las cuentas de artículos o servicios recibidos cambia la inestimable integridad por lo que supone una ventaja temporaria; los cónyuges que son infieles a su compañero truecan su inapreciable integridad por un fugaz momento de alegría. Esta virtud es tan preciosa que no tiene precio, es invaluable.

*Jorge Washington, primer Presidente de los Estados Unidos, fue un modelo de integridad en tiempos más modernos. Más que su gran inteligencia, fueron su honradez y carácter lo que llevó a sus compatriotas a elegirlo como líder. Aunque prefería la paz y tranquilidad de su hacienda, respondió al llamado del deber que lo llevó al tumulto de la vida pública; rehusó toda compensación por sus servicios pidiendo al gobierno que pagara sólo sus gastos, de los cuales llevaba cuenta exacta. Dio cuarenta y cinco años de su vida al servicio de su patria. Lastimosamente no tiene ningún parecido con la realidad de nuestros países donde los gobernantes incluso hacen alarde de sus actos de deshonestidad.

“La verdadera grandeza de un hombre no radica en lo que él dice ser ni en lo que los demás digan que es, sino en lo que es realmente.” (Haltshorn, pág. 38.) Nuestra integridad determina lo que realmente somos.

El mentir un poco, hacer un poco de trampa o sacar injustamente un poco de ventaja no son hechos aceptables.

Debemos ser justos con proveedores, clientes y empleados; pagar las obligaciones y cumplir los contratos; y no engañar jamás omitiendo detalles al hacer una inversión o un negocio. Si tenemos el corazón  puesto las cosas de este mundo, podemos perder la integridad fácilmente. Debemos  ser honrados, verídicos, castos, benevolentes, virtuosos y en hacer bien a todos los hombres.

Cuando hacemos lo correcto, no nos sentimos tímidos ni vacilantes.

Ojala podamos esforzarnos por ser íntegros en todo lo que emprendamos, por insignificante que parezca; los asuntos de poca importancia se acumulan para indicar la dirección que seguirá nuestra vida.

Finalizo haciéndome estas preguntas ¿Soy integro en todos mis tratos y relaciones? ¿Fingimos ser algo que realmente no somos? y por cierto, les comparto un pensamiento que vino a mi mente mientras vivía en un apartamento cuando era soltero. “somos lo que somos cuando estamos solos”.